Cómo protegerte del gas Radón

Cómo protegerte del gas Radón

No se ve y no podemos olerlo, ni sentir su presencia, pero convive con nosotros en nuestros hogares o espacios de trabajo. Y varios estudios, realizados entre otros por investigadores de la Universidad de Santiago de Compostela y del Instituto de Investigaciones Sanitarias de la capital gallega, han demostrado que a largo plazo el gas radón puede afectar de forma negativa a nuestra salud.

Definición y niveles seguros

El radón es un gas radiactivo que procede de la descomposición del uranio, elemento químico presente en el subsuelo y rocas de forma natural y que se filtra por las juntas y grietas al interior de las viviendas, concentrándose en mayores cantidades en espacios cerrados.
Cuando el radón se descompone produce partículas alfa y si este proceso tiene lugar dentro del pulmón, cuando lo inhalamos, daña las células.

Numerosas investigaciones realizadas en todo el mundo han demostrado que las personas que viven en una casa con niveles elevados de radón tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, aumentando esa incidencia si el afectado es, además, fumador. A este respecto, la OMS (Organización Mundial de la Salud) reconoce al radón como un potencial cancerígeno humano desde 1988, recomendando a partir de 2009 reducir los límites de exposición a niveles seguros.
¿Cuáles son esos niveles seguros? La Directiva Europea 2013/59/EURATOM indica que no deben superarse los 300 Bequerelios (Bq) por metro cúbico en viviendas y lugares de trabajo, cuando al aire libre los niveles de concentración de este gas oscilan entre los 5 y los 15 Bq/m3. Sin embargo, en EE.UU la normativa es más restrictiva. En algunas ciudades ya se exige para poder vender una vivienda, disponer de un certificado de nivel radón. Se considera seguro que no superen los 148 Bq/m3.

El gas radón en Galicia

A este respecto, desde hace 25 años Galicia, por la particularidad de su suelo granítico y con gran presencia de radón, cuenta con un laboratorio específico ubicado en el Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela y que se encarga de estudiar el impacto de este gas en la salud de las personas. Es el segundo laboratorio español con más mediciones de radón residencial, lo que le ha permitido elaborar un Mapa Gallego de Radón, concluyendo que en las provincias de Pontevedra y Ourense es donde hay un mayor porcentaje de viviendas que superan los 200 Bq/m3.

Para la elaboración de estas mediciones se utilizan detectores que, colocados en períodos que pueden oscilar entre los 3 días y los varios meses de duración, se obtienen datos fiables de la concentración de gas radón en las casas.

Nuestras soluciones

Puestos los datos sobre la mesa, es hora de hablar de soluciones. Hacer de nuestro hogar un espacio saludable y libre de altos niveles de radón es tan sencillo como accesible. En BIOCONSTRUIR le ayudamos a conseguirlo. Para ello instalamos medidores durante una semana en las estancias en las que más tiempo se suele pasar (dormitorios y lugares de trabajo generalmente). Con los resultados obtenidos elaboramos un posterior informe y un plan de obra para dar solución a este problema. Normalmente bajar los niveles de gas radón en una vivienda se consigue de una forma tan simple como reforzando los sellados de pisos y paredes y, al mismo tiempo, mejorando la ventilación de la misma, especialmente en sótanos y forjados sanitarios.

En el caso de obra nueva, BIOCONSTRUIR ya se encarga de incluir en el proyecto las medidas necesarias para que tu nueva casa sea saludable, sin tener que preocuparte a posteriori de los “enemigos invisibles”, que pueden convivir con nosotros.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. me gustaría ver un presupuesto

  2. Gracias. Nos ponemos en contacto contigo por correo electrónico. Saludos.

Comentarios cerrados.

Cerrar menú